Armejun4

ASOCIACIÓN AMIGOS DE ARMEJÚN.

ROSA MARI PÉREZ PÉREZ 56 años vive en Arnedo, YOLANDA PASCUAL FERNÁNDEZ 49 años vive en Quel, y ROSA PÉREZ GAL 82 años vive en Arnedo.

Armejún, es una localidad que ha estado abandonada más de 40 años…. Ahora vuelve a tener vida.

Rosamari: Nosotros nos marchamos en el 63, mis tíos en el 66-67. Se quedaron dos personas…. En los años 70 se deshabitó completamente. Hasta el 90 no volvió nadie, después aparecimos los hijos con los padres, empezamos a movernos a intentar recuperar el pueblo. El pueblo estaba lleno de zarzas.

Las casas estaban todas expoliadas, había entrado la gente y se había llevado todo, puertas ventanas, marcos… Además dio un permiso San Pedro Manrique para que los GEO hiciesen maniobras. En mi casa había disparos en las paredes.

Después vino un GEO, que nos localizó a través de las Redes Sociales, a ayudarnos un fin de semana. Quería arreglar todo lo que habían destrozado, estuvo trabajando con nosotros.

¿Cómo ha sido el resurgir de Armejún?

Rosamari: Yo recuerdo la primera vez que volví. Me marché con tres años, regresé con los abuelos cuando tenía ocho y luego volví a los 17 con mis padres y unos amigos. Con toda la ilusión pensando que teníamos cosas en casa y no había nada.  Luego de vez en cuando iba con mi padre, y vimos que la fuente se estaba hundiendo. Convocamos a toda la familia Pérez para reconstruirla, así ha quedado reflejado en la fuente que pone “Familia Pérez 1988” . La arreglamos, levantamos el tejado que se estaba hundiendo y después hasta el 91 hubo intentos de hacer la asociación, empezaron los mayores. Un día le dije yo a mi primo que tenía un sueño: “Ver Armejún arreglado” y el me dijo pues yo también y yo creo que fue ahí donde nos descubrimos nuestro sueño y empezamos y hasta ahora.

¿ Por dónde se empieza a reconstruir un pueblo?

Rosamari: El punto de partida fue formar la Asociación. Luego ya dos o tres años subíamos por San Bartolomé que era la fiesta del pueblo y estábamos en la fuente porque no se podía ni entrar al pueblo. Un año convocamos para hacer la Asociación y se hizo legalmente en 1991.

Rosa: Recogimos firmas con los hijos de los que nos habíamos marchado jóvenes y reunimos bastante gente. La familia Pérez ya habíamos arreglado la fuente y después  se empezó quitando las zarzas del pueblo continuamos toda las zonas comunes. Arreglamos el ayuntamiento para juntarnos. Las casas particulares cada uno se las ha arreglado cuando ha podido. Después hicimos un refugio para juntarnos nosotros y otros para los montañeros. Tuvimos que pedir permiso al ayuntamiento de San Pedro Manrique.

También hemos arreglado la iglesia. Con el trabajo de la gente que venía. Hemos reconstruído el horno, lo utilizamos en la fiesta. En las fiestas de San Bartolomé nos solemos juntar medio centenar de personas, el año que más vinieron unos 100.

Rosamari:  El frontón se levantó, estaba totalmente caído. Esto fue iniciativa de mis hijos y los hijos de mi primo que empezaron a quitar escombros con carretillas.

¿Han encontrado apoyos? ¿con qué fondos han contado para esta reconstrucción?

 Rosamari: La única subvención que nos ha llegado son 600 euros del Ayuntamiento de San Pedro y otros 600 euros del Obispado para arreglar la iglesia. El resto ha sido dinero de socios.

Rosa: Como nadie cobra por trabajar….., aunque los materiales son caros.

Rosamari : también es muy caro llevar los materiales hasta allí en camiones. No hay carretera para acceder son 23 kilómetros de pista.

Yolanda: El día que se casaron los Reyes íbamos a restaurar el frontón llovía a cántaros. Teníamos tres hormigoneras preparadas y como se podía estropear tuvimos que echarlas en la pista de acceso para no desaprovecharlas.

¿Cuántos socios están inmersos en este proyecto?

Rosamari: Somos unas 40 familias.

Rosa: En los buenos tiempos Armejún contaría con unos 80 familias. Unas 34 casas abiertas.

¿Cómo se organiza una jornada de trabajo?

Rosamari:  Primero se convoca y cuando una serie de personas están dispuestas quedamos. Normalmente estamos desde el viernes por la noche los que preparamos y otros llegan el sábado por la mañana y se estudia lo que se va a hacer. Por ejemplo, vemos si han hecho estragos las lluvias o lo que sea. Ahora estamos con la Casa del Cura, queremos hacer otro refugio. Como han llegado chicos a vivir al pueblo, queremos tener un lugar para reunirnos con ellos.  Un  sitio común con ellos. Ellos si tienen niños necesitarán un local para poner una biblioteca. Estamos participando con ellos.

El problema de Armejún es que está en una ladera, no podemos meter palas y por eso hay que quitar escombros a mano y es más complicado.

¿Cómo es la convivencia con estos nuevos habitantes de Armejún?

Rosamari: Muy buena. Tuvimos primero dos chicos belgas que vinieron en 2000. Subieron de Villarijo porque se enteraron de que vendían una casa. Fue un fin de semana que estábamos trabajando. Al final se quedó uno de ellos.

Rosa: se pusieron en contacto conmigo porque yo sabía la casa que querían vender. Les dije cuánto era y les encantó y se quedaron tan ricamente. Se quedaron muy bien y se la arregló muy bien

Rosamari: Estuvo conviviendo con una chica que luego se marchó y después vino otra con la que tuvo un hijo, se fueron cuando nació el niño. Ahora vienen con grupos de trabajo en el verano. Están construyendo un refugio para ellos. Ahora hay otro grupo de chicos que llegaron el año pasado, éste ha sido su segundo invierno.

Rosa: Estos nos conocieron a través de la página de Facebook.  Y quedamos con ellos un día.

Rosamari: Querían saber si cedían casas. Sabíamos de gente que no quiere vender pero la ceden si se las mantienen. Están arreglando estas casas que les han dejado. Son tres casas.

¿Hay muchas casas reconstruídas?

Rosamari: Sí unas cuantas, la nuestra, la de otros primos, la de mi tío, la de Yolanda……  Una quincena de casas están para vivir.

 ¿Qué es lo más perentorio de arreglar ahora en Armejún? ¿Qué pedirían que les hiciesen ahora mismo?

Rosamari: Las calles, las lluvias las han devastado. Tenemos mucho miedo de la calle de la iglesia, porque la tenemos arreglada y nos da miedo que se hunda la calle. Corre peligro.

Yolanda: Mi marido tuvo un accidente en el pie y hasta hace poco no podía ir al pueblo porque no podía andar por las calles por el mal estado en el que estaban.

La iglesia ¿también la expoliaron?

Rosamari: Se llevaron las campanas. Las imágenes no, los últimos habitantes que se marcharon, alguna vez vino alguien que no les gustó y llamaron a la Diócesis para que se llevaran las imágenes de los santos. Pero tampoco las podemos recuperar porque no tenemos documentación ni fotografías sobre ellas. Nadie se acuerda de las que eran del pueblo porque también está depositado en el Burgo de Osma lo que se han guardado de otros pueblos de Tierras Altas deshabitados.

Ahora las Redes Sociales les serán muy útiles para coordinar todo este ingente trabajo.

Rosamari: Solemos llamar por teléfono y mandamos cartas. Sí que nos están sirviendo mucho para comunicarnos con los chicos, con los pobladores que hay ahora en el pueblo. A mi Facebook me llega mucho y nos vamos comunicando. A nivel de la Asociación también ponemos fotos

  ¿Cómo se vislumbra el  futuro de Armejún?

Yolanda: De cualquier manera o completamente arriba o abajo.

Rosamari:  No tenemos ni idea, es que todo depende de los jóvenes que hay. Porque los que éramos jóvenes cuando empezamos nos vamos haciendo mayores y depende de nuestros hijos. Ahora sí que van, pero cada uno está ya en un lugar, están dispersos y es más difícil juntarlos.

 ¿Cuál es la aspiración de la asociación Amigos de Armejún?

  Rosamari: Que el pueblo siempre esté habitable y se pueda estar allí.  La pista de acceso está a temporadas deteriorada. La arreglan cuando lo demandan los cazadores de la zona que son los que más la utilizan y claro también los que la estropean.