10497137_712155152216879_4778786925296916345_oASOCIACIÓN CULTURAL VILLAR DEL CAMPO. El vicepresidente de la Asociación Cultural del Villar del Campo, David Vera Asensio, considera que la despoblación ha afectado en gran medida a este pueblo

Villar del Campo no es un pueblo turístico, sin embargo, su término municipal dispone de recursos medio ambientales y cinegéticos susceptibles de ser explotados en mayor medida. De este modo opina el vicepresidente de la asociación del municipio, David Vera Asensio, quien junto con un grupo de amigos tomó las riendas, hace año y medio, de este colectivo de nueva creación con el fin de dar un mayor dinamismo al pueblo, que languidece a consecuencia de la despoblación.

“Esto es como una vela que se va apagando poco a poco” cuenta David, quien asume con resignación el daño que la despoblación ha hecho en Soria.

Entre las actividades que este colectivo realiza una de las más llamativas es el documental ‘Sierra del Madero’, un trabajo etnográfico que a través de los más mayores del lugar recopilará cómo antaño realizaban las labores en el campo y los oficios antiguos. El colectivo lucha ahora para ofrecer oportunidades de ocio a los sorianos de la diáspora y poder mantener a Villar del Campo como un pueblo de veraneo durante varias décadas.

¿Por qué se creó la Asociación?

La asociación se concibió para darle un mayor dinamismo social y cultural al pueblo queríamos que la gente se implicase con su devenir. También pensamos que era una buena idea para ir cogiendo el relevo de cara a que en un futuro la gente joven pudiera gestionar las iniciativas municipales. Había algunos vecinos que se implicaba con algunas actividades de manera independiente pero necesitábamos una herramienta que facilitará la consecución de estas iniciativas.  La asociación se constituyó en octubre de 2013 y a fecha de hoy somos 140 socios. La mayoría viven en Barcelona, Zaragoza, Madrid y Soria. La totalidad de los vecinos que residen en el pueblo son socios del colectivo.

¿Utilizáis las redes sociales?

Sí, utilizamos ‘facebook’. Al principio pusimos en marcha una página web pero no nos permitía interactuar con los socios. Por ello, creamos un perfil en ‘facebook’ en la que anunciamos las actuaciones y se utiliza como foro de opinión.

¿Qué tipo de actuaciones lleváis a cabo?

La actividad más ambiciosa es el documental ‘Sierra del Madero’,  que persigue recoger los testimonios de los vecinos de Villar del Campo y Valdegeña antes de que fallezcan. El documental es un trabajo etnográfico y en él los ancianos del lugar relatan cómo se realizaban los viejos oficios y qué métodos de trabajo utilizaban ligados a la gestión del territorio (agricultura, ganadería, prácticas selvícolas, colmeneros, las carboneras y la caza). Se va a presentar a finales de verano en Villar del Campo y Valdegeña.. Los vecinos participantes de ambas localidades se han implicado en el proyecto.

Además hemos realizado otras actividades. En los dos últimos años hemos plantado unos 100 árboles. Se celebró un taller de apicultura de la mano de Ricardo Delso, que tuvo una gran aceptación y propició la instalación de colmenas en el pueblo. En colaboración de Proynerso hemos hecho varios talleres micológicos, que incluían una exposición, guías de reconocimiento y actividades de campo para identificar ‘in situ’ las especies. También hemos convocado certámenes de fotografía y en colaboración con el Ayuntamiento hemos marcado las calles.

Las actividades se completan con cine de verano, rutas senderistas y en bici y comidas de hermandad. Además hemos recuperado la hoguera de Navidad y  la azofra (trabajos vecinales), que permite mejorar la estética del pueblo. Como todos los municipios hemos colaborado en la organización de las actividades festivas de verano, ya que en los últimos años había bajado bastante la actividad.

Hablamos del pueblo… ¿Qué podría encontrar el visitante en Villar del Campo?

A priori no es un pueblo que arquitectónicamente tenga mucho que ofrecer, pero tiene un término bastante grande y disponemos de mucho monte y bastantes puntos singulares. Tenemos un Lugar de Interés Comunitario como es el quejigar del Madero, que tiene un valor ecológico bastante grande. Villar del Campo está integrado en la ruta de los torreones por el torreón del despoblado de Castellanos; hay un resto de una fortificación;  en la Sierra del Madero hay bastantes fuentes y hay restos de un convento templarios, de los dos únicos que había en Soria.

¿Qué recursos y servicios dispone? ¿Cree que son suficientes para el volumen de población?

Sí, son suficientes aunque todo es mejorable. Estamos servidos. Hay médico, farmacéutico, transporte a la demanda, conexión a internet y tienda ambulante. Los servicios son suficientes para los pocos habitantes que tiene.

¿Qué fue y que es hoy el pueblo?

Nunca llegó a ser un gran pueblo pero llegó a tener 70 familias, es decir , que vivían 350 personas y ahora está prácticamente deshabitado. Villar del Campo ha sufrido mucho la despoblación. En los últimos años en verano también dejó de venir gente y esto es una pena. El problema es que la gente se dedicaba a la agricultura y la ganadería y en los años 60 con la mecanización del campo los vecinos que no encontraron un hueco en el sector emigraron.

¿Cómo cree que estará dentro de siete o diez años?

No quiero ni pensarlo. Yo me conformaría con que se mantuviera tal y como está ahora o que fuera a más. Sí que es cierto que, en los últimos tres o cuatro años, la gente se ha arreglado sus casas y hay muy buena armonía con los vecinos que exclusivamente acuden de veraneo por lo que soy optimista y pienso que se mantendrá. No obstante reconozco que es difícil.

¿Qué tipo de actividades o iniciativas se deberían llevar a cabo para dar un giro a la actual tendencia regresiva de la población?

Creo que sí se invierte en estos pueblos, pero tiene que haber otro tipo de filosofía en lo que a la distribución de los fondos se refiere, es decir, que su concesión se vincule con la fijación de la población al medio rural y no a las obras, que no generan empleo en los pueblos. Las administraciones deben apostar por subvencionar a las empresas que generen empleo en el medio rural. Los pueblos ya están acondicionados y este tipo de actuaciones creo que han llegado a su fin. Es hora de invertir con criterio porque muchas veces invierten sin necesidad real. Es hora de apostar por el desarrollo y no por el mantenimiento.

Realizan algún tipo de actividad relacionada con la vivienda

No. El Ayuntamiento dispone de varias casas municipales y podría ponerlas en régimen de alquiler para la instalación de una familia. Yo sí sería partidario de rehabilitar alguna casa y conseguir que una familia se instalará en el pueblo.

¿Añora lo que fue?

Sí, pero las circunstancias personales de cada uno nos hacen ir al pueblo cuando podemos. En los  últimos años ha habido familias que han perdido a algunos miembros jóvenes y se ha notado bastante.

¿Cuánto tiempo cree que aguantará con sus actuales características y pobladores?

Esto es como una vela que se va apagando. Los mayores se van y los jóvenes no apuestan por asentarse en el medio rural. Quizás se mantenga como un pueblo de veraneo, pero de aquí a cinco años no dormirá nadie en el pueblo.