Entrevista: Javier Ortega Oroz,  socio  y presidente  hasta febrero del año pasado de la Asociación Cultural  La Cerca de Gómara.

Es el paradigma de la tierra de campos de Soria. Es trigo, cebada y avena y sinónimo de despoblación. Gómara, cabecera de comarca, que otrora concentraba un gran dinamismo, es hoy un pueblo semivacío con recursos suficientes para atender a una mayor población y un incierto futuro. Javier Ortega Oroz ha sido hasta hace escasos meses el responsable de la Asociación La Cerca, cuyo nombre alude a una carretera que circunvala el municipio. Un colectivo dinámico, cuyos socios ven como su pueblo languidece y que tiene los días contados a no ser que se desarrolle un programa específico y dotado de grandes recursos económicos para cambiar las actuales tendencias demográficas de Soria y otros territorios de Europa. Este profesor de secundaria cuya vida está ligada a este pueblo, que bien podría asemejarse a cualquier de los ‘Campos de Castilla’, es pesimista sobre el futuro de este pueblo. Razones no le faltan.

IMG_2100

 

¿Por qué se creó la asociación y cuántos socios la constituye?

Antes de su constitución, en el pueblo había varias asociaciones que dejaron de tener actividad. Por casualidad, en enero de 2009,  cayeron varios documentos de la asociación que la precedió en manos de la que fue la primera presidenta, María Ángeles Marco. Ella habló con otra persona, que es el actual alcalde de Gómara, Juan Carlos González y acordaron fundar otro colectivo asociativo, que englobara a toda la población. Yo me impliqué en el proyecto y hasta febrero he sido el presidente. Somos unos 340 socios. El primer año de constitución sobrepasamos los 400.

¿Hacéis uso de las redes sociales?

Sí. Yo llevo el tema de ‘twitter’ y  ‘facebook’ e intentamos utilizar estos medios para informar sobre las actividades a los socios que viven en Soria, Madrid y Zaragoza.

¿Realizan alguna publicación? (revista, panfletos, informativos)

No

                                                                                                                                                                    

7382159_orig

¿Qué tipo de actividades lleváis a cabo?Intentamos que las actividades se sucedan a lo largo de todo el año. Empezamos el año con la matanza, talleres de teatro y actividades infantiles. En Semana Santa se elaboran productos típicos de la época en comunidad.  En verano celebramos el día del socio con una paella popular y hay actuaciones musicales. Además, celebramos el día del mayor, del árbol y el ‘Gómara Rock’.

 

Hablamos del pueblo…¿Qué puede encontrar el visitante?

El paisaje de Gómara es inminentemente cerealista, con pocos árboles y muchas fincas.  A mí me da mucha pena. Me acuerdo cuando íbamos a la escuela que éramos un montón en la pandilla. El colegio estaba a rebosar. Quizás  éramos 300 niños. De eso no queda ni rastro. Ahora ha desaparecido la gasolinera,  varios talleres e incluso los bancos… En los año 80 tenían 1.100 habitantes y ahora censados 400 pero la población real no llega a 300.

¿Qué recursos o servicios tiene? ¿Cree que son suficientes para el volumen de población?

Para el volumen de población que tiene los servicios son más que suficientes. De momento, tiene escuela que se mantiene gracias a los niños inmigrantes y a otros que vienen de los pueblos de al lado. Además, hay centro de salud, farmacia, residencia de ancianos, una tienda, panadería, dos talleres, bar y en verano la piscina.

torrejalba1

¿Qué fue y qué es hoy su pueblo?

Gómara fue próspera porque el campo daba dinero. Yo fui a vivir en 1975 y los habitantes de los pueblos de alrededor compraban vivienda en este pueblo y se iban a vivir a él porque los servicios se concentraban en él. Desde finales de los 90 toda esa gente y los propios de Gómara se han ido a vivir, sobre todo, a Soria. Fue un pueblo con vida y ahora está vacío como muchos de la provincia.

¿Cómo cree que estará dentro de siete u diez años?

Le auguro un futuro incierto. Me gustaría que no fuera así, pero soy bastante pesimista porque las políticas que se aplican no dan resultado. La población actual tiene de 70 años para arriba y no hay relevo. O se da un cambio radical o Gómara está condenada a desaparecer.

¿Qué tipo de actividades o iniciativas se deberían llevar a cabo para dar un giro a la actual tendencia regresiva de la población?

Creo en la iniciativa de la Patronal soriana de crear una unidad de Inversión Territorial Integrada (ITI) que recabe fondos europeos que luchen contra la despoblación de forma específica. El ayuntamiento, la asociación o la diputación poco pueden hacer al respecto. La política debe ser global y debe la vuelta al medio rural ofreciendo empleo y calidad de vida. Al margen en Soria necesitamos infraestructuras porque estamos abandonados de la mano de Dios.

¿Realizan algún tipo de actividad relacionada con la vivienda en el pueblo?

Hace tiempo el Ayuntamiento ofrecía vivienda y algún puesto de trabajo pero es un parche porque con dos o tres actuaciones de este tipo no se resuelve el problema.

¿Añora lo que fue Gómara?

Mucho. Me da mucha pena. Los fines de semana cuando voy con mi hijo pequeño tiene dificultades para encontrar algún chico con el que jugar. Cuando yo tenía su edad o más años teníamos una pandilla grande.

¿Cuánto tiempo cree que aguantará con sus actuales características y pobladores?

Poco. En una década la población se reducirá mucho más de la mitad. Casa que se cierra no se abre.