4_Martialay_10

Beatriz Martínez Brieva presidenta de la Asociación Amigos de Martialay cree que con la supresión de servicios no se mantiene la población. La presidenta de la Asociación Amigos de Martialay vislumbra un futuro incierto para su pueblo.

Beatriz se muestra crítica con las últimas decisiones adoptadas por las administraciones respecto a la supresión de servicios en el medio rural. Considera que estas medidas no ayudan en nada en la atracción de población y el mantenimiento de la poca que queda en la despoblada Soria rural.

Asegura que su pueblo, que pertenece al Ayuntamiento de Alconaba, tuvo su época de auge en los 60, década en el que los jóvenes de la comarca del Campo de Gómara acudían al baile del pueblo. Hoy no queda ni rastro de ese “ambiente”. El pueblo se ha convertido en una “mini aldea” con 20 habitantes que intenta latir pero al que se le acaban las fuerzas.

¿Por qué se creó la Asociación Cultural Amigos de Martialay?

Para dinamizar la actividad cultural y darle más vida al pueblo. Se creó en 1995 y a día de hoy son 93 las personas inscritas.

¿Utiliza las redes sociales?

No. Se creó una página web, pero se tuvo que dejar de utilizar por falta de tiempo de la Junta Directiva, no la podía actualizar.

¿Qué tipo de actuaciones lleva a cabo?

La asociación abarca todos los tramos de edad por lo que realizamos actividades que encajan con toda clase de público (cultural, gastronómica y deportiva).  De este modo, organizamos charlas, jornadas de degustaciones, conciertos, rutas en bici y senderistas, juegos populares. Además, también celebramos una feria donde se dan cita las encajeras de bolillos y puestos tradicionales. Se ameniza con gaiteros y una gran comida de hermandad.

11155074_905598926169430_2141622583867665677_o

¿Qué puede encontrar el visitante en Martialay?

Es un pueblo con un paisaje típico castellanos, es decir, priman las extensiones de cereal. Pertenece al Ayuntamiento de Alconaba.

¿Qué recursos o servicios tiene? ¿Cree que son suficientes para el volumen de población?

Tiene una panadería, centro social con bar, un consultorio médico y una carpintería. La atención sanitaria se reduce a que el médico pasa consulta dos veces por semana y un día la enfermera. Hasta el año pasado el pueblo disponía de transporte escolar. La Junta de Castilla y León lo suprimió, aún a sabiendas de que había personas que lo necesitaban. Así es que uno de los padres se encarga de hacer el desplazamiento. No creo que sea está la forma más adecuada de mantener la población de los pueblos, las administraciones en vez de dar facilidades van poniendo trabas.

De normal vivimos 20 personas. Los servicios son suficientes para los que residimos de forma habitual, pero sí quieres aumentar el número de vecinos debes ofrecer atractivos y los recursos suficientes para que residir en el pueblo tenga más a favor que en contra. Además el hecho de que resten servicios lo único que provoca es que los que apostamos por residir en él nos veamos obligados a marcharnos.

¿Qué fue y qué es hoy su pueblo?

Según me han comentado, alguna cosa no la viví, Martialay fue un pueblo bastante majo y con bastante ambiente. En los años 60 era centro de reunión para los jóvenes de la comarca del Campo de Gómara, ya que se organizaba un baile que conseguía atraer a gente. Disponíamos de línea férrea (Santander-Mediterráneo) y en la estación del tren vivía una familia y había varias casas de ferroviarios. También había escuelas, molinos, dos bares y una tienda que repartía a los pueblos de alrededor.

Ahora no hay nada. Han desmantelado hasta la vía férrea.

¿Cómo cree que estará dentro de siete o diez años?

Casi despoblado con entre cuatro y seis casas de fin de semana y vacaciones. Está condenado a tener el mismo destino que otros muchos pueblos. Y eso que está cerca de la capital y podría animar a vivir a gente  en este pueblo.

11111977_905598939502762_4653557582369261782_o

¿Qué tipo de actividades o iniciativas deberían llevar a cabo para dar un giro  la actual tendencia regresiva de la población?

Se debería potenciar el desarrollo rural en toda su extensión, promoviendo que la gente viva en ellos y para eso se necesita empleo y servicios. Además deberían dar ayudas para la instalación de gente.

¿Realizan  o han realizado algún tipo de actividad relacionada con la vivienda en el pueblo?

No. El Ayuntamiento no dispone de casas de su propiedad. Solo un vecino alquila una casa.

¿Añora lo que fue?

Sí, añoro lo que fue porque yo que he residido toda mi vida en Martialay y  he visto un pueblo con más gente y más servicios. En verano éramos muchos críos y había vida, estábamos todo el día en la calle. Ahora somos muy pocos. En verano no aumentamos, se mantiene con poca gente todo el año.

¿Cuánto tiempo cree que aguantará con sus actuales características y pobladores?

Poco más de diez años. Después se convertirá en un pueblo abierto solo en verano y los fines de semana.