P1000317

María Jesús García Martínez, presidenta Asociación Vega del Merdancho nos presenta Almajano y su asociación:

Es Almajano un cruce de carreteras, una encrucijada de caminos. Muy conocido por su pan y también por una botica cuya fachada es de piedra, pero su proyección  es universal porque cruza todo tipo de fronteras al vender sus productos por Internet. Todo ello le da a este pueblo, blasonado por doquier, un carácter muy especial.

 

¿Cómo se gestó la asociación Vega del Merdancho?

Se fundó hace 10 años. Pasamos cuotas por familia, seremos unas 100, en total  unas 250 personas. Los fines que tiene la asociación es dar servicio al pueblo, organizar alguna actividad, tener un poco de vida, juntarnos todos, toda la gente del pueblo.  Hay otra asociación de jubilados, sólo para personas  mayores. En la Vega del Merdancho puede participar todo el mundo, niños, mayores. El nombre se lo pusimos en recuerdo del río que atraviesa la localidad. Tenemos actividades de todo tipo, culturales, deportivas, una vez al año hacemos una excursión, cenas, meriendas cosas para niños.

¿Ha servido esta asociación para cohesionar la vida cultural del pueblo?

Si yo creo que sí. En invierno tenemos todo el año aerobic o inglés para niños/as. En navidades cursos de cocina o de centros de acebo y en verano sobre todo actividades para niños/as  tiro con arco, cabezudos. Ahora mismo hay 12 niños en la escuela.

También estará integrada la gente que aunque no viva en Almajano venga de veraneo o de fines de semana.

Sí, claro, además de los veraneantes o la gente de fines de semana, también hay socios porque les gusta colaborar y hacer algo por el pueblo.

 Almajano que ha sido cabecera de comarca ¿mantiene su población o va bajando al igual que en los pueblos cercanos?

Tendrá unos 120 vecinos, más o menos, ha bajado bastante en los últimos años. El hecho de estar cerca de Soria sí que ha beneficiado, pero por otro lado, nos ha perjudicado a la hora de tener servicios, al estar tan cerca, no tenemos. Casi todo el mundo trabaja en Soria, pero bueno, no está mal el pueblo si miramos lo que tenemos alrededor.

¿Qué servicios echan en falta?

Lo que tenemos es farmacia, panadería, herrero, Caja Rural, biblioteca no hay, viene el Bibliobús cada 15 días…. Lo que haría falta sería algo de industria, algo más de trabajo, una residencia de ancianos, también sería preciso.

¿Qué tirón turístico tiene Almajano? ¿Se ha creado empleo en el ámbito del turismo rural?

Sí mucho, hay siete casas rurales. Muy bien, funcionan bastante. Ahora se nota que ha caído pero ha estado muy bien. La  gente que se hospeda se deja ver en el pueblo. Vienen al bar, a la panadería, sí que se nota. Desde luego si hay gente, siempre algo queda.

Un ejemplo en el pueblo del aprovechamiento al máximo de las Redes Sociales es su farmacia ¿Ha seguido esta estela de las tecnologías de la información y la comunicación  la asociación?

Queremos hacer una cuenta en Facebook. Hace dos años había otra Junta Directiva, y cambiamos y una de las iniciativas nuevas es abrir una cuenta para agilizar y economizar. Antes nos comunicamos por vía SMS y es muy caro, nos costaba un dineral, ahora lo hacemos vía Wasap, tenemos un grupo. A los que no tienen seguimos con los mensajes.

Iniciativas como ésta de la farmacia o la publicidad que le ha dado el Pan de Almajano no tiene precio en la promoción de la localidad, ¿han provocado que por lo menos sea más conocido?

Sí, se queda el nombre, ha sido beneficioso, eso ha sido estupendo, la gente lo conoce más. Quizá sería necesaria alguna iniciativa más que hiciese a la gente venir. Aquí, en los pueblos hay calidad de vida, puedes dar una vuelta por el campo, hay gente joven. Yo estoy encantada de vivir en el pueblo, no lo cambio ahora por nada.

 ¿Cuál ha sido la evolución que ha experimentado el pueblo en la última década?

Hace diez años había menos, subió bastante un poco el pueblo pero ahora lo veo un poco de capa caída. Muchos de los jóvenes que estamos no somos naturales de aquí, hemos venido a vivir. La gente de Almajano se ha ido a vivir a Soria. Estando tan cerca ha habido mucha mentalidad de irse a la capital, que vienen mucho pero ya no residen aquí, agricultores, que viven en Soria y trabajan aquí… Se han arreglado muchas casas, otras se han hecho nuevas. También ha venido gente de fuera y se han integrado totalmente y participan con nosotros. Pagamos 20 euros anuales por familia y hay gente que paga la cuota y ni la disfrutan pero les gusta colaborar.

Almajano ha tenido mucho pasado. Un recorrido por sus calles nos lo recuerda continuamente. ¿Sigue teniendo peso histórico?

Yo creo que eso ya se ha diluido. Antes lo que comentaban, había mucho abolengo pero hoy en día eso ya no.